viernes, 27 de febrero de 2015

ESTUDIO EN ESCARLATA DE CONAN DOYLE


"Estamos ante un misterio que estimula la imaginación, y donde no hay imaginación no hay horror".

Esta frase debería ser la máxima de todo libro de misterio. Es una idea entresacada de la novela "Estudio en escarlata" de Arthur Conan Doyle. Nos anticipa el horror que vamos a encontrar en sus páginas. Nos advierte que la sordidez no sólo se encuentra en las calles y suburbios más deprimentes de una gran ciudad. Y si no que se lo digan a Conan Doyle, que es capaz de imaginar esta historia en el lejano oeste, allá donde las caravanas de pioneros iban en busca de territorios en los que rehacer sus vidas. Es una historia cargada de crueldades, sazonada con grandes dosis de venganza, y presta a servirse en un ambiente gélido y salvaje en donde los sentimientos humanos han sido pisoteados por la intransigencia del fanatismo religioso. No obstante, en la primera parte del libro nos presentan por primera vez a la pareja protagonista de toda una famosa saga de novelas detectivescas: Sherlock Holmes y el doctor Watson. Somos testigos de cómo se conocieron y también cómo avanza su relación a medida que se van adentrando en la resolución del asesinato del libro. Más tarde, tras un giro radical de la narración el relato cambia de escenario hacia el lejano oeste americano para poder explicarnos el motivo del crimen. Es la parte más convencional, más aburrida del libro. Me quedo con toda seguridad con la primera parte de la novela, con su investigación del crimen y con la presentación de estos dos personajes tan imaginativos para la historia de la novela de misterio.

miércoles, 11 de febrero de 2015

ASTERIOS POLYP DE DANIEL MAZZUCCHELLI




Diez años de trabajo de Daniel Mazzucchelli para crear su gran proyecto: Asterios Polyp. Una obra maestra de la novela gráfica en donde el autor ha sacado a relucir toda su creatividad (sus primeros dibujos de Batman ya señalaban su talento al servicio en este caso del personaje).



Cada dibujo y cada texto está pensado y meditado al detalle por el autor (juega con los colores de los personajes para su representación y para mostrar su estado de ánimo).




Nada sobra en esta obra que es un compendio de sabiduría, de energía creativa fluyendo gracias al esfuerzo y dedicación de horas y horas de trabajo (no sólo ha echado el resto en los dibujos sino que los diálogos son tan auténticos que se diría que están basados en su propia experiencia como dibujante reconocido). 



Esfuerzo recompensado por el éxito de la crítica que lo considera uno de los mejores cómics de la historia, y cómo no, me imagino la propia satisfacción del autor al sentir la labor cumplida (por este trabajo el autor fue reconocido en los premios Eisner y Harvey como mejor obra). 



No obstante, también me imagino la cantidad de dudas que a Daniel Mazzucchelli le habrán surgido en todos esos años de trabajo solitario. ¡Cuántos quebraderos de cabeza! ¡Cuántos bocetos tirados a la papelera y cuánta confianza en uno mismo para sacar adelante este gran proyecto! (me lo imagino de esta manera porque me interesa mostrar un punto romántico a esta reseña).



¡Alegría; alegría y satisfacción como lector al sucumbir tras su lectura! Pocas veces tengo la suerte de enfrentarme a una obra maestra y de sentirme desbordado ante tanto ingenio. Después de dibujar una obra tan completa ya nada tiene que ser igual, ni para el autor (cómo igualar o superar ese nivel tan alto de creatividad), ni para el lector (la novela gráfica ha pasado a una categoría superior y ya no es sólo entretenimiento para modernos). 


jueves, 15 de enero de 2015

EL MAL DE MONTANO DE ENRIQUE VILA-MATAS

El mal de Montano, es un libro más de Vila-Matas en donde cabe todo el amor que siente el autor por la literatura. Tal es su fuerza, que como nos recuerda incluso el propio autor, puede provocar el más absoluto aislamiento y un distanciamiento de la realidad brutal.

"Precisamente porque la literatura nos permite comprender la vida, nos deja fuera de ella. Es duro, pero a veces es lo mejor que puede pasarnos. La lectura, la escritura buscan la vida, pero pueden perderla precisamente porque están enteramente concentradas en la vida y en su propia búsqueda".

Vila-Matas se hace valer de las citas literarias para tirar del hilo de la trama en este libro. Gracias a ellas, y valiéndose de los diarios de sus admirados escritores, construye un mundo literario propio gracias a ese estilo tan característico que le ha dado fama y prestigio a nivel mundial.

"No conocerse nunca o sólo un poco y ser un parásito de otros escritores para acabar teniendo una brizna de literatura propia".

Y la escritura de Vila-Matas se realimenta de su propia experiencia lectora. Es tal su fuerza que transforma la propia vida del escritor. Resulta por tanto curioso comprobar esa transformación, esa deriva hacia un mundo que ya no resulta ajeno sino tan personal como toda la experiencia vivida a lo largo de la vida.

"Al igual que otros diaristas, no escribo para saber quién soy, sino para saber en qué me estoy transformando".

Yo también entresaco algunas citas literarias de su libro para de la misma manera comprobar que aquello que escribieron otros escritores coincide con mis propias experiencias; o las hago mías en virtud de no sé qué criterio; o simplemente disfruto al comprobar la transformación que está experimentando mi vida desde que la literatura ha llegado para quedarse.

"No hago nada sin alegría. Con esta frase, Montaigne quería indicar que el concepto de lectura obligatoria es un concepto falto. Si encontraba un pasaje difícil en un libro, Montaigne lo dejaba. Y es que él veía en la lectura una forma de felicidad".

"Suelo responder a los que me preguntan por la razón de mis viajes: sé bien de lo que huyo, mas no lo que busco. En cualquier caso es mejor cambiar un estado malo por otro incierto".

lunes, 12 de enero de 2015

LA TRANSMIGRACIÓN DE LOS CUERPOS DE YURI HERRERA


Una obra un tanto surrealista enmarcada sobre un escenario en donde se extiende una epidemia que siembra el miedo entre la población. Un estilo de escribir en donde se mezclan palabras coloquiales mexicanas cargadas de cruda realidad con el lenguaje más directo e incisivo. Dos familias de mafiosos enfrentadas toda la vida que casi llegan a la guerra entre ellas por dos muertes sin sentido. Y un protagonista, El Alfaqueque, que se vale del lenguaje para mediar en cualquier contienda en donde requieran de sus servicios. Hay violencia, amor, sexo, drogas, pero si tuviera que definir con una palabra este libro utilizaría la palabra odio. 

"No sabemos qué tanto nos odiamos hasta que tenemos que aguantarnos unos a otros en un cuarto bajo llave".  

Y ahí está El Alfaqueque, ejerciendo su papel de mediador para limar asperezas y sembrar un poco de paz y esperanza en esos campos baldíos. 

lunes, 5 de enero de 2015

MI LISTAS DE MEJORES LECTURAS DEL AÑO 2014


Como todos los años, y aunque sea un pelín tarde, os dejo la relación de mis mejores lecturas del año 2014. Una vez revisada la lista de todos los libros que he leído en ese año, me ha llamado la atención la bajada de calidad de las lecturas, que espero sólo tenga que ver con mis criterios de selección a la hora de elegir que libros me interesa leer. No obstante, estos seis libros que cito son totalmente recomendables, pero si tengo que destacar uno por encima de todos, no dudaría en nombrar como mejor libro del 2014 a LA PARTE INVENTADA de Rodrigo Fresán. Y como no, imposible también no dejar de nombrar a Enrique Vila-Matas, que aparece citado doblemente con dos de sus obras, y que nunca me ha defraudado gracias a la maestría de su estilo.

LA PARTE INVENTADA DE RODRIGO FRESÁN
TÉCNICAS DE ILUMINACIÓN DE ELOY TIZÓN
CRÓNICAS DE JERUSALÉN DE GUY DELISLE
SUAVE ES LA NOCHE DE FRANCIS SCOTT FITZGERALD
EL MAL DE MONTANO DE ENRIQUE VILA-MATAS
KASSEL NO INVITA A LA LÓGICA DE ENRIQUE VILA-MATAS

Feliz 2015 para todos, y que este año nuevo nos traiga salud y buenas historias que regalarnos a la vista.

jueves, 18 de diciembre de 2014

MODO LINTERNA DE SERGIO CHEJFEC


Modo linterna, la obra de Sergio Chejfec, comienza con este juego de palabras en boca de su protagonista que es un ejercicio de estilo repetido durante todo el libro:

"Entonces llegué a Caracas como si fuera la primera vez, pero sabiendo que ese deseo, el de la primera vez, sólo es posible cuando se regresa".

Un estilo que se preocupa por los detalles, por ese tirar del hilo de la madeja para confeccionar párrafos que parece que no tienen fin. De esta forma el autor construye su propio estilo, ni mejor ni peor que otros; vanguardista dirán unos, pesado y alambicado otros, pero al fin y al cabo, esa es la manera con la que Chejfec logra expresarse y que deja marca de autor en párrafos como este de "Modo linterna":  

"Por el fondo del dormitorio los visitantes siguen yendo y viniendo como si se tratara de un baile de autómatas tímidos y acuciosos. Mientras tanto el resultado general de los ruidos siempre sencillos, se ha convertido en música adormecedora. Atisba el paisaje profundo de camas vetustas y ventanas enormes, de seres aplastados contra sus lechos, cada uno con su ajuar propio de objetos diminutos como si blandieran esas colecciones privadas igual que argumentos absurdos contra la adversidad. El estertor o la letanía de algún enfermo crea cierto lazo de continuidad colectiva, es el hilo que amarra lo que parece a punto de separarse por efecto del mismo ralentí general. Así, el ambiente reproduce algo parecido a un adormecimiento..."

Un estilo en donde las palabras está elegidas con sumo detalle, como si estuvieran engarzadas con un solo fin: el de crear belleza. Una labor de orfebrería, de intenso trabajo artesanal que no se puede ocultar, como por ejemplo en el siguiente párrafo que destaco:

 "Como tiene demasiados años sobre las espaldas, el hombre quiere dar testimonio de su experiencia. Ha venido a exponer, no a impresionar y mucho menos a convencer".

No me extraña que el propio autor sienta que camina por caminos diferentes a la mayoría de los escritores contemporáneos. Su estilo, es su característica más personal, un arma que se puede volver en contra de él si pierde la dirección correcta o si se va por las ramas en una digresión estéril que no conduce a nada. Esa sensación de regusto amargo, he tenido en algunos de los relatos de este libro, pero quién no se ha sentido perdido alguna vez en su vida. Así es la vida del escritor y así parece definirse él mismo en un texto de este libro: 

"Parezco extraviado caminando por sitios donde nadie tiene nada que hacer. Suena demasiado romántico o poco contencioso como para decir que en eso consiste la vida del novelista documental".

domingo, 14 de diciembre de 2014

MARTUTENE DE RAMÓN SAIZARBITORIA


En Martutene, hay historia y personajes a los que les ocurren cosas. Hay vida, con sus tristezas y sus esperanzas. Hay nuevos amores que invitan a la aventura y relaciones gastadas por el paso del tiempo que perduran por inercia. Hay muchos diálogos entre los personajes pero también muchos silencios embarazosos que insinúan más que las palabras.

"En la playa, rodeados de hombres jóvenes, las cuestiones que a él le conmueven a ella le son indiferentes, de manera que no surge ninguna conversación".

En Martutene, los sentimientos humanos dan forma a unos personajes que no son de cartón-piedra. Hay muchas aristas en sus diferentes personalidades, una forma de ser que nos ofrece un sinfín de actitudes contradictorias, y en muchos casos, esos sentimientos nos desvelan una pesada carga de tristeza.

"Julia no sabría decir cómo se siente tras leerle. Decepción, tristeza, desasosiego. Decepción porque si bien no espera de él nada sublime, sí confía en encontrar algo distinto de lo que hace siempre: una historia, personajes a los que les ocurren cosas, vida. Tristeza porque, como siempre, está él en lo que escribe, él sufriendo. Desasosiego: el que le produce la duda de saber si se toma en serio lo que escribe, si escribe en serio".

Y en Martutene, también hay mucho resentimiento ocasionado por un exceso de cobardía a la hora de afrontar las relaciones. En el libro aparecen parejas que duermen en camas separadas o incluso en distintas casas, aunque siguen manteniendo su relación pese a la falta de amor. Las consecuencias son evidentes y el desgaste deja frases como ésta:

"Abaitua se detiene en la observación de su rictus de amargura, en las mejillas lacias que tiran hacia abajo de la comisura de su boca hasta que se da cuenta de que ella ha captado su juicio. Supone que piensa: “miras mi boca marchita, mi amargura, ésa es tu obra”.

No me extraña que tras la lectura de este libro sienta una sensación de falta de entendimiento entre los personajes a pesar de la cantidad de diálogos que aparecen en el texto. Pero no es extraño, no, porque en realidad nadie se escucha:

"ATENCIÓN FLOTANTE. Es ilustrativo ese término que usan los psicoanalista para designar la escucha que no tiene en cuenta el contenido. Desde niño se hizo experto en prestar oído a las palabras desentendiéndose del discurso. Se solía aburrir mucho en clase y recurría al dibujo para pasar el tiempo. Todavía lo hace en las reuniones en las que, como ésta, se prolongan innecesariamente, en parte porque todo el mundo tiene el prurito de intervenir aunque sea para repetir lo que otros han dicho con anterioridad y, sobre todo, porque la mayoría prefiere estar de charla que en su trabajo habitual".